martes, 1 de julio de 2014

¡Ahora Bélgica! Argentina1 Suiza 0

Después de superar con tres ajustadas victorias el "Grupo de los Muertos" el seleccionado argentino de fóbal venció  a su par Suizo por 1 a 0 con un agónico gol de Franz Di María y está en cuartos de final.
Franz Di María, autor del gol argentino
Si para clasificar a octavos Argentina debió vencer a tres potencias futbolísticas como Irán , Bosnia y Nigeria, con aguerridos jugadores curtidos en revoluciones, ataques aéreos, guerras civiles y hambrunas, ahora debíó cambiar el libreto para enfrentar a un equipo que, aunque tuviera ausentes a Federer y Wawrinka, cuenta con un plantel repleto de emigrados de naciones hambrientas de gloria en busca de ascenso social y bancados por los mayores lavadores de dinero de la historia. Y costó, pero ese cabezazo que dio en el palo derecho de Romero y que de milagro evitó una definición en la lotería de los penales, es una buena señal, evoca en la memoria de los hinchas argentinos aquél tiro de Resenbrink que rebotó en el palo derecho de Fillol dándonos la gracia de ser los campeones mundiales más derechos y humanos de la historia del fútbol.  Pasado el sufrimiento nos espera Bélgica una potencia imperialista de segundo orden pero que supo hacer desastres en el Congo y que es sede de la Unión Europea.
El temible team belga se cargó hace pocas horas a la primera potencia mundial, otro equipo integrado, como sus fuerzas armadas, de inmigrantes hispanos, negros y desclasados varios de estados como Nueva Orleans, Loussiana y Minnesotta.
Bélgica  cuenta con la velocidad y demencia de Duke Hazard para generar desequilibrio junto a Lukaku otro delantero desequilibrado y desequilibrante.
Duke Hazard, velocidad y demencia.
Fellaini un sexópata chupóptero, movedizo como lengua de aspid, que junto a su compañero Witcell forman un dúo Soul  que hace bailar a los mediocampistas rivales.
Fellaini y Witsel, Soul hot en el mediocampo belga
El insinuante Underwear realiza una permanente labor de distracción y el resto acompaña, sobre todo Company, valga la redundancia.
Underwear, se desdobla en la distracción.
En fin, llegamos a cuartos y no espera Alemania, algo es algo.
César Luis Masetti  para El Combatiente de Orán. 1/06/2014



2 comentarios:

  1. Franz Di María, ¿no es sospechosamente parecido al Petiso Orejudo?

    ResponderEliminar